Guillermo Lasso tiene la última palabra sobre la ley del aborto por violación

El plazo máximo para que una mujer pueda acceder a un aborto en caso de violación fue hasta el final el nudo crítico en el que se entrampó el debate en el pleno de la Asamblea Nacional.

La primera moción, que fue negada, tuvo que ser replanteada para lograr los más de 70 votos para ser aprobada. Lo decidido no dejó satisfechas ni a las organizaciones feministas, ni a las provida.

La primera propuesta, que recibió solo 66 votos, proponía que se permita la práctica hasta las 16 semanas de gestación para las mujeres adultas y 18 para las niñas, adolescentes y mujeres de la ruralidad y de pueblos y nacionalidades.

Visiblemente al borde de las lágrimas, Johanna Moreira, ponente de la Ley que Garantiza la Interrupción del Embarazo en caso de Violación, aceptó bajar estos plazos con el objetivo de lograr los votos necesarios para aprobar la normativa y cumplir con el mandato que la Corte Constitucional (CC) les dio en abril del año pasado.

“Las mujeres adultas nos vamos a sacrificar por las niñas violadas de este país”, dijo Moreira, quien replanteó su propuesta para que el artículo 19 de la Ley, que se refiere a la temporalidad, finalmente permita el aborto hasta las 12 semanas para las mujeres mayores de 18 años que vivan en la zona urbana, y hasta las 18 semanas a niñas, adolescentes y mujeres que habiten en el área rural o pertenezcan a pueblos o nacionalidades.

publicidad

Pero esta no es la primera vez que Moreira cede. Su propuesta inicial, que fue aprobada por la Comisión de Justicia, no incluía ningún plazo, pero la negativa que recibió en el primer debate en el pleno le obligó a establecer las 28 semanas para adultas y nuevamente sin plazo para las niñas y adolescentes. Esto dio lugar el rechazo hasta del presidente Guillermo Lasso, que amenazó con vetar la Ley.

La puja por la temporalidad siguió. El informe para segundo debate dentro de la Comisión de Justicia fue aprobado con 22 semanas para niñas y adolescentes y 20 semanas para las mujeres adultas; lo que tampoco recibió apoyo de los asambleístas.

La ponente solicitó ocho días para hacer cambios y ayer presentó su nueva propuesta: 16 semanas para mayores de 18 años y 18 semanas para niñas, adolescentes y mujeres de la ruralidad. Esto tampoco fue aprobado. Finalmente logró los votos con la propuesta que estableció 12 semanas para las adultas y 18 semanas para los casos excepcionales.

Insatisfacción

Ni en el sector de defensa de los Derechos de Género, ni entre los grupos provida, ayer hubo satisfacción. Los dos consideran que la Asamblea no cumplió con lo que la CC le ordenó. En el primer caso, creen que no respetó lo que establecen los estándares internacionales; en el segundo consideran que se excedió en lo que le dispusieron.

Foto: Xavier Caivinagua

Para Cristina Vera, directora de la Fundación Surkuna, ayer en la Asamblea se negoció los derechos de las mujeres, primando la necesidad de los votos antes que los criterios técnicos y de salud.

“Están dispuestos a negociar con nuestros derechos, con nuestras vidas, con nuestra salud, esto ha demostrado el debate, cómo se van bajando, cómo van cediendo, sin tener una postura clara a favor de los Derechos Humanos”, dijo la activista.

Las organizaciones feministas ya preparan acciones legales en contra de lo decidido ayer.

Cristina Vera puntualizó que los asambleístas cumplieron con la sentencia de la CC, pero de forma parcial, lo que equivale a un desacato, pues se está cometiendo una inconstitucionalidad al diferenciar entre mujeres y niñas; y establecer requisitos, lo que no se hace en ningún país.

Desde la concepción

Geovanna Salvador, del Colectivo Vamos por la Vida, coincide en que ayer los asambleístas negociaron, pero la vida del niño por nacer, lo que no les estaba permitido por el artículo 45 de la Constitución, que establece que la vida en Ecuador se defiende desde la concepción.

Sin embargo, la activista está consciente que la decisión de la despenalización del aborto ya fue tomada en abril del año pasado por la CC, por lo que afirmó que las acciones legales que emprenderán a nivel internacional no solo serán contra los asambleístas, sino también en contra de los jueces constitucionales que aprobaron la legalización.

Foto: Xavier Caivinagua

“El niño tiene derecho a nacer y nosotros vamos a seguir la batalla, porque se debe respetar nuestra Constitución. Si no logramos cambiar la sentencia, acudiremos a la Consulta Popular, donde vamos a ganar, porque el 98 % de los ecuatorianos somos creyentes y creemos que la vida empieza desde el momento de la concepción”, dijo Salvador.

Siguiente filtro

Tras la aprobación de la Ley en el pleno de la Asamblea Nacional, la presidenta del Legislativo, Guadalupe Llori, deberá remitir el texto para análisis del Ejecutivo, que podrá aprobarlo o vetarlo parcial o totalmente.

Con el plazo de 22 semanas para adultas y 20 semanas para niñas y adolescentes, el presidente Guillermo Lasso anticipó que vetará la Ley, aunque señaló que antes analizará el texto que finalmente se apruebe en la Asamblea.

Para el exasambleísta Héctor Yépez, miembro de los grupos Provida, si el primer mandatario se sostiene en su postura de defender la vida desde la concepción, lo más seguro es que vete el documento, y considera que para la Asamblea será muy difícil conseguir los votos necesarios para ratificarse en su texto.

“Le veo muy improbable que un proyecto que se aprobó con las justas, luego de regatear las semanas, consiga los 91 votos necesarios para oponerse al veto presidencial, la ley finalmente no será aprobada”, dijo Yépez.

Fuente: El Mercurio, EcuaPost

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s