«Quiero darle a conocer al mundo que los docentes ecuatorianos tenemos calidad»: Diego Caiza, profesor que está entre los 50 mejores del mundo

Diego Caiza Guevara es un docente ecuatoriano, director de la Unidad Educativa Fiscal Mercedes González, quien está entre los 50 mejores profesores del mundo, seleccionado por la Fundación Varkey

En diciembre de este año se realizará la premiación del Global Teacher Prize 2021, donde se elegirá al mejor educador del mundo. El ganador recibirá un millón de dólares y Diego anhela alcanzar el galardón.

El docente conversó con Radio Pichincha y expresó su deseo de llegar a ser el mejor maestro del mundo.  

¿Cómo llegó a esta designación?

Es un proceso que viene desde 2017, que he venido participando y postulando a la propuesta del programa Global Teacher Prize y para este 2021 he alcanzado el top 50, que es promocionado a nivel mundial.

Coméntenos un poco de su trayectoria, ¿cuánto tiempo lleva como profesor, por qué decidió ser maestro?

Mi vocación nació cuando era muy joven. A los 15 o 16 años, participaba en comunidades vacacionales, de las que era voluntario, y daba clases a los más pequeños. Creo que desde ahí tenía el espíritu de docente. Con los años, ingresé al Colegio Don Bosco de la Tola, en 1996, escuela de la que fui estudiante y estuve 23 años en la labor educativa, como tal y desde hace dos años soy director de la escuela Mercedes González.

¿Qué le inspira, día a día, a ejercer la profesión como docente?

Me inspiran dos cosas: uno la parte técnica, todo lo que tiene que ver con la informática y la programación; y por otro lado, la vocación de educar. Juntar estas dos ramas me ha permitido alcanzar estos objetivos y sobre todo llegar a los estudiantes, para que consigan sus objetivos luego de pasar por las aulas.

¿Considera que el sector de la educación pública está en crisis? 

La educación pública en el país siempre ha estado dejada de lado, los docentes no han sido valorados en su real dimensión. Creo que esta pandemia ha permitido visibilizar estas brechas tecnológicas de los estudiantes y docentes. Más bien hago un llamado a las autoridades para que regresen su mirada a la educación porque un país, para que tenga futuro, debe invertir en educación para tener estudiantes y ciudadanos de calidad.

Se debe buscar la equidad entre la educación pública y privada, en que tanto un estudiante que no tenga acceso a la tecnología reciba la misma calidad de educación que uno que sí la tenga.

Esta no es la primera vez que usted representa al país en un concurso internacional en el ámbito educativo, ¿en qué otros concursos ha participado?

Entre el 2017 y 2018 gané un premio en Israel tras la presentación de un proyecto a una fundación que, anualmente, elige un docente de excelente educativa y pude ganar un premio que incluía una pasantía en Israel.

Los conocimientos en Israel me permitieron tener una mirada y enfoque de desarrollo sustentable; sobre todo para comparar el hecho de que existen países con menos recursos que nosotros que son potencia en educación, porque inviernen en la calidad educativa, en los docentes y en sus niños. Eso es lo que quisiera para mi país.

¿Qué se siente o qué representa para usted estar entre los 50 mejores docentes del planeta?

Es un cúmulo de sentimientos. En primer lugar, es un orgullo alcanzar esta nominación y también es una gran responsabilidad, porque ya no estoy solo representandome a mí o a la institución educativa en la que me encuentro, sino a todo un proceso educativo que tiene 25 años de trayectoria.

Quiero darle a conocer al mundo que los docentes ecuatorianos tenemos calidad y podemos estar en este tipo de instancias, participando codo a codo con cualquier docente del mundo.

De ganar este certamen, que entrega un millón de dólares al primer lugar, ¿qué hará con este dinero?

Estar en el top 50 es un logro como docente ecuatoriano. En octubre el jurado internacional presentará la nómina del top 10 y en diciembre se anunciará al ganador.

Cuando se postula para el concurso se presenta un proyecto, el mío es construir un bus tecnológico que lleve computadoras, internet y docentes que permitan capacitar a niños en comunidades, con los padres de familia, para buscar soluciones para el entorno. De llegar a ganar, tendría un incentivo para dar inicio al proyecto y, obviamente, necesitaría apoyo del Estado para la conectividad.

En un panorama alternativo, en caso de no ganar el concurso, ¿continuará con el proyecto?

De no darse el primer lugar, espero el apoyo o el acercamiento con personas del Ministerio de Educación, con fundaciones que puedan ayudarme con recursos económicos para llevar a cabo este proyecto que con la pandemia se visibilizó que existe mucha desigualdad, queremos buscar esa equidad y llegar con educación de calidad para los niños.

Fuente: Pichincha Universal, EcuaPost

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s