Organizaciones piden a las autoridades de Ecuador y Perú activar la Alerta Emilia para búsqueda de niña

el

Ante la desaparición de la niña indígena Rubi Myleni Pujupat Achampash, de la Nación Wampís, ocurrida en la frontera peruano-ecuatoriana, los organismos de Derechos Humanos solicitaron la activación de la Alerta Emilia para su localización.

La Alianza por los Derechos Humanos Ecuador presume que atrás de la desaparición de la niña de 6 años está un grupo de madereros ilegales.

La entidad que acoge a varios organismos de defensa de los Derechos Humanos dio a conocer que la Nación Wampís, ubicada en el nororiente peruano, informó sobre el caso de la niña que desapareció el pasado 4 de mayo, a las 13:30.

Rubi pertenece a la comunidad de Boca Chinganaza, distrito del Río Santiago, en la zona del Amazonas, y desde la fecha de su desaparición ha sido buscada por familiares y comunidades allegadas.

El 12 de mayo, la Nación Wampís también puso en conocimiento del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables del Perú este caso sin que hasta la presente fecha se hayan implementado mecanismos de búsqueda para la recuperación de la niña.

Los miembros de la Nación Wampís denunciaron la creciente presencia de madereros ilegales en sus territorios y por ende el aumento de conflictividad social y delitos de diversa índole.

Cuestionaron la falta de controles efectivos por parte de las instituciones pertinentes de Perú y Ecuador. Esta problemática ha sido denunciada públicamente en diversas oportunidades por parte de organizaciones indígenas de ambos países.

En una carta enviada al Consejo de Gobierno del Pueblo Shuar Arutam, el pasado 11 de mayo, la Nación Wampís presume que tras este hecho hay “fines comerciales”.

Además, un comunero señaló al medio digital Servindi haber oído el llanto de una niña en una lancha alquilada con otras tres personas dirigiéndose hacia Ecuador. Tiempo después, el motorista que conducía esta lancha regresó solo.

Para la Nación Wampís la desaparición de Rubi no es un hecho aislado, debido que permanentemente desaparecen niños y niñas en la zona.

Evaristo Pujupat, familiar de Rubi y actual dirigente de comunicación de la Nación Wampís, comentó que “el trabajo de la balsa, la ilegalidad de madera ha generado trata. Incluso, manifestó que hay sujetos que hacen tratos para comprar cráneos de seres humanos.

Explicó que esta situación se ha registrado en comunidades peruanas como Boca Chinganaza, Kun Entsa, Muwaim, Alianza Progreso, entre otras, siendo los años 2020 y 2021 los períodos con mayor incidencia de estos hechos.

Ante esta serie de eventos, solicitaron a las autoridades ecuatorianas especialmente a Fiscalía y Cancillería, que actúen de forma inmediata y coordinada con las autoridades de Perú para dar con los responsables.

Fuente: Pichincha Universal, EcuaPost

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s